Reglamento General de los Establecimientos – Capítulo IV

Compañeros, hoy analizaremos el Capítulo IV Establecimiento de Reclusión.

reglamentogeneralcapitulo4-07

Compañeros, analizando el Capítulo IV Establecimiento de Reclusión, publicado en el Reglamento General de los establecimientos de Reclusión del Orden Nacional – ERON a cargo del INPEC, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:

Un establecimiento de reclusión es la infraestructura administrativa y funcional, con organización propia, donde se encuentran personas privadas de la libertad por orden de la autoridad judicial competente. Los establecimientos están formados por módulos, pabellones, unidades, campamentos u otras que faciliten la distribución y separación de los privados de la libertad. De igual manera, la habitabilidad esta a cargo de la USPEC, quienes deben velar por el mantenimiento de la infraestructura para que cumpla los criterios de reclusión en condiciones dignas y con garantía mínima de habitabilidad.

Los establecimientos de reclusión son del nivel municipal, distrital, departamental y nacional. Estos se clasifican en cárceles, penitenciarias, establecimientos de reclusión especial, cárceles y penitenciarias para mujeres, cárceles y penitenciarias para miembros de la Fuerza Pública, casas para la detención y cumplimiento de la pena por conductas punibles culposas cometidas en accidente de tránsito o en ejercicio de toda profesión u oficio. Además, cuentan con una categoría que es determinada por el artículo 35 de la Ley 1709 de 2014, las cuales se identifican como alta, media y mínima seguridad.

Las áreas de los establecimientos de reclusión, conforme lo establece el artículo 31 de la Ley 65 de 1993, se clasifican en:

Áreas restringidas: Son aquellas en donde bajo ninguna orden, circunstancia o pretexto piden ingresar o permanecer las personas privadas de la libertad.

Áreas de seguridad: Son aquellas en donde las personas privadas de la libertad no pueden circular o permanecer, sino bajo la orden formal del director del establecimiento conforme a los procedimientos y bajo el control o supervisión de un integrante del Cuerpo de Custodia y Vigilancia. La orden de permanencia debe ser en horario diurno y por el tiempo estrictamente necesario para atender situaciones administrativas con el privado de la libertad o por el tiempo que demande la labor de mantenimiento o aseo que sea autorizada.

Áreas destinadas a las personas privadas de la libertad: Son los espacios públicos y lugares destinados para el uso de las personas privadas de la libertad, estas se clasifican en áreas comunes, celdas y dormitorios.  Las áreas comunes son los comedores, espacios de recreación y ejercicios físicos, patios, talleres, granjas, área de trabajo, área de visitas, área de culto, sanidad, biblioteca y aulas. Las celdas y dormitorios son lugares que permiten alojar a uno o más privados de la libertad en condiciones dignas de habitabilidad.

En los establecimientos o unidades de mínima de seguridad,  podrán existir dormitorios colectivos, previa selección adecuada de las personas privadas de la libertad que los ocupen. Las celdas se entregarán inventariadas a conformidad y el privado de la libertad responderá por los daños causados a título de dolo o culpa, salvo su deterioro normal por uso. Por último, el Reglamento Interno establecerá las áreas de seguridad, restringidas y de destinación para las personas privadas de la libertad.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *